La coma de Maduro

El presidente de la República de Venezuela es una fuente inagotable de interés noticioso. Lo es cuando confiesa que Chávez le habla y le manda mensajes desde el más allá bolivariano, cuando ve a su amado difunto en un pajarito o cuando anuncia que se ha descubierto la cara de su líder asomándose dibujada en la pared de las obras de un túnel de metro.

Diciendo cosas así uno tiene asegurada cierta atención de una gran masa de ciudadanos del mundo que se dedica a descojonarse sin prejuicios de otra gran masa de imbéciles, algunos muy importantes, que les ofrecen material para ello.

La última de Maduro ha sido decir que los capitalistas “especulan y roban como nosotros”. Algunos periódicos españoles lo han sacado de forma relevante indicando que el lapsus del presidente revela lo que piensa de sus políticas. Lo que ocurre es que en este caso se trata de una falsa noticia. Lo que Maduro afirma es lo siguiente: “Quiero decirle a los comerciantes de este país, pequeños y medianos, esos comerciantes que ustedes conocen son tan víctimas del capital, de los capitalistas que especulan y roban como nosotros”. Lo que Maduro quiere decir -y se ve perfectamente- es que los capitalistas roban y especulan y los comerciales pequeños y medianos son tan víctimas “como nosotros”, como el Gobierno venezolano.

Que el tronco cerebral del presidente no haya sabido colocar una coma, colocar una “a” (roban como “a” nosotros) o situar correctamente a los sujetos y el predicado no supone que se pueda aprovechar ese error para hacerle decir lo que no ha dicho. Es una tergiversación inaceptableñ

Estoy casi seguro de que Maduro cree que lo que está haciendo es salvar Venezuela. Tan seguro como que lo que está consiguiendo es esencialmente lo contrario. La fuga de capitales del país es ya casi absoluta. Ninguna gran empresa que pueda evitarlo se plantea invertir en un país donde no existe seguridad jurídica y el gobierno puede arrebatarte la propiedad de tu negocio en cuanto quiera. Y los venezolanos que pueden marcharse de la república socialista heterodoxa bolivariana lo están haciendo en un imparable goteo.

Para solucionar la corrupción privada, Venezuela viaja hacia el ejemplo de Cuba, que la eliminó de raíz creando una única corrupción pública y medio siglo de pobreza y depresión. Con razón salen por patas todos los que pueden. Para criticar a Maduro no es necesario manipular la realidad. Basta sólo con verla.

About admin

Jorge Bethencourt es periodista y empresario. Fue subdirector del periódico Diario de Avisos, director de La Gaceta de Canarias y el primer director de la Radiotelevisión Canaria. Además ha sido consejero de RTVE y colaborador en diversos programas de radio y televisión. Es autor de varios libros y columnista habitual en los rotativos canarios. Presidió la Asociación de la Prensa de Tenerife entre 1995 y 2007. En la actualidad escribe en Criterios del periódico El Día, es comentarista editorial en el programa "La Portada" de Radio Club Tenerife (Cadena Ser) y dirige su propia agencia de prensa.
This entry was posted in LA ULTIMA [COLUMNA]. Bookmark the permalink.